Anfibios y Reptiles

Boton rana Lagartija boton

boton serpiente

Cuentan las gentes del campo numerosas anécdotas y leyendas sobre serpientes. Algunas suenan inverosímiles y otras más reales, pero todas ellas están tocadas con un punto de fantasía. En ellas se habla tanto de culebras como de víboras, a veces de animales con características intermedias entre estas dos familias. En nuestra zona de estudio se habla del “Sacre” Víbora hocicuda (Vipera latastei) como la más terrible de las serpientes, muchas personas aseguran haberla visto, y matado si les ha sido posible; pero, ¿Qué rigor tienen esas citas?, ¿hasta qué punto la persona conoce las diferencias entre especies y familias?, ¿sabía realmente que era aquello que estaba matando? Ante, a escasez de víbora en nuestro territorio, hemos querido hacer una incursión en esta sabiduría popular haciendo una encuesta sobre la caracterización del sacre a agricultores, pastores y otras gentes que habitan o trabajan en el campo, para tratar de valorar la veracidad sobre la existencia de este viperido en nuestro territorio. Tras ello, mostrábamos al encuestado una serie de fotografías con cada una de las distintas especies de serpientes que se pueden ver en la Península Ibérica. De entre ellas debían identificar a la víbora hocicuda.

Hemos hecho encuestas en diversas areas dentro del término municipal: Elche ciudad, Algoda, Matola, Sierra del Ferriol y pantano de Elche. Únicamente completando encuestas con personas que decían conocer o les habían contado como es el “Sacre”. Los encuestados citaron al “Sacre” en una o varias de las siguientes zonas: Sierra del Ferriol, Tabayal, Pantano de Elche, Matola, Parque Natural del Hondo o huertos del Bajo Vinalopó. Asegurando ser verano, o bien, primavera y verano las estaciones más favorables para la observación del mismo.

El problema viene al analizar las respuestas sobre la descripción corporal del animal, pues las referentes a determinados aspectos son muy dispersas. Las respuestas sobre la longitud corporal oscilan de 40cm a 1m, y el grosor de 1cm a 50cm (predominando los 3cm). En cuanto a coloración, las opiniones no son comunes; aunque algunas personas coinciden en la descripción de dos líneas o franjas dorsales a modo de cadena (diseño típico de la culebra de escalera Elaphe scalaris), y la mayoría incluye los colores negro, marrón o gris oscuros entre los nombrados. Solo algunos encuestados coinciden en decir que la cola es corta y la mayoría encuentra dificultad para describir la cabeza de la víbora hocicuda, mas parece ser de conocimiento general la eficacia de su mordedura.

¿Y qué sucede al despegar las fotos ante el encuestado? Unos mantienen una correlación entre el animal descrito y la foto escogida; otros  en absoluto, escogiendo, por ejemplo, un individuo oscuro cuando lo han descrito como claro, o señalando una serpiente con colores diferentes a los mencionados. Más de uno encontraba dificultad en la elección de una fotografía por problemas con vista, lo cual es lógico dada la edad de la gran mayoría de entrevistados (>56). Como correspondencia, las fotografías escogidas fueron muy diversas, habiendo cierta preferencia por la víbora hocicuda, la víbora europea (Vipera berus) especie esta última no presente en la Península, la víbora áspid (Vipera aspid) cuya distribución se restringe al Nordeste de la Península (Pirineos, Navarra, etc.) también fue escogida en alguna ocasión. Otro dato curioso es que en una ocasión se escogió la fotografía correspondiente a la culebra de escualo (Elaphe longissima) otra especie cuya distribución se circunscribe a la franja norte de la Península.

Es de interés apuntar que 2/3 de los encuestados no consideran al sacre ser una víbora, aunque lo describan como tal, y parece evidente que el primero es sordo y la segunda ciega, o viceversa, pero no terminan por ponerse de acuerdo.

Teniendo en cuenta el dudoso rigor de estas observaciones, y siendo la cita más reciente proporcionada 5 años de antigüedad (la mayoría data de más tiempo), pensamos que si ha habido víbora en el municipio, quedan muy pocos ejemplares o ha desaparecido completamente; así como las poblaciones de culebras, que han reducido enormemente debido a las frecuentes agresiones y a la falta de alimento disponible.

 

CITA RECOGIDA POR LA ASOCIACIÓN ANSE (ASOCIACIÓN DE NATURALISTAS DEL SURESTE) RECOGIDA EN UN ESTUDIO DEL AYUNTAMIENTO DE ELCHE SOBRE ANFIBIOS Y REPTILES